Mindfulness y la madre que lo parió

No, no voy a criticar al mindfulness.

Me considero aprendiz nivel cero, cinturón blanco, pero me gusta.

¿Conoces el mindfulness? te sonará, ¿ no?.

El “mindfulness” o “atención plena” es ese estado en el que “estás a lo que estás”.

Te pongo unos ejemplos:

Cuando estás aprendiendo a conducir, el primer día. Estás al volante, estás al freno y al embrague, al espejo… y no estás para nada más… y si te dicen — enciende la radio.— te cagas en la madre que lo parió. Ese estado de atención es mindfulness.

O ese otro momento en el que estás haciendo una llamada de teléfono a un 902, con poca cobertura, ruido de fondo y tienes que anotar el nº de teléfono que te va a dar la operadora. Ese momento de escucha es muy maindilfundista.

o

aparcando el coche, en la calle de enfrente, un obrero limpiando al borde de un forjado, sin valla, con riesgo de caerse al vacío… y tú mirando atentamente en pleno mindfulness, no vaya a ser que se esnafre contra el suelo y tú te lo pierdas.

¿ya está claro no?.

El mindfulness no es más que prestar atención plena, es así de simple, así de complejo.

Al parecer, el hecho de prestar atención plena a lo largo del día tiene efectos muy positivos en tu salud.

Y es que el cerebro tiene tendencia a buscar problemas constantemente y si te dejas llevar por la mente errante vas a terminar más preocupado de lo necesario, o deprimido, o ausente,… y te vas a perder el aquí y ahora que es lo único que tenemos realmente.

Un tema apasionante…
… pero….

Lo explican mal.
Quizá debiera haber titulado esto como “Mindfulness y la madre que parió a los que lo explican”, pero no me cabía en el tweet.

Hasta la fecha, lo que he leído, escuchado o visto sobre Mindfulness te dice:

— evita el piloto automático pasa a la atención plena.

Ya la jodimos.

Si yo estuviese en una clase presencial de MF y el profesor dijese — evitad el piloto automático cuando estéis fregando o conduciendo… — yo me levantaría del cojín y le diría — ya la jodimos maestro—. Con mucho respeto claro.

Pruébalo. Si vas a clases de MF. En pleno sermón de anti automatismo vas y le dices: — ya la jodimos maestro. Ya verás como consigues su atención plena.

Y prosigues:

— cómo se atreve, maestro, a criticar el piloto automático, ese que permite ahorrar energía al cerebro en las rutinas que ya hemos establecido, dejando a la mente con capacidad para realizar otras tareas, aunque sean ensoñaciones no siempre negativas. —

  • mascar chicle y montar a caballo.
  • conducir y hurgar con el dedo en la nariz
  • fregar y escuchar un podcast al mismo tiempo

Mira, si yo fuese profesor de mindfulness empezaría las clases de la siguiente forma.

Buenas tardes y bienvenido a la academia de mindfulness de aparejadorivan

Es un honor tenerte aquí. Gracias.

Quiero que guardemos un minuto de silencio en honor al bendito automatismo. Gracias a él somos lo que somos como especie.

Y quiero felicitarte por ser capaz de conducir y escuchar mis clases al mismo tiempo, ello te permitirá aprender durante tiempos poco productivos.

El automatismo está de puta madre, para qué negarlo, pero os voy a contar un secretillo sobre cómo darle un respiro a nuestro ocupado cerebro y mejorar nuestra situación de estrés.

 

Así lo haría yo.

 

 

Escucha.

No se puede enseñar nada desde la crítica.
Yo tengo una academia online que no te critica,

 

te apoya.

 

Yo sé que estás ocupado como un cabrón.
que no te sobra la pasta.
que haces lo que puedes

por eso no te voy a pedir que hagas nunca cosas que vayan contra tu naturaleza. No te voy a criticar ni voy a criticar lo que forma parte de tu día a día.

Tú ya haces lo que puedes, pero te voy a enseñar unos truquillos para conseguir todavía más.

Te los cuento por 10 €/mes más matrícula. Accede aquí.

Iván Caamaño Souto

Seguidor de alvarogomez.org

pd: hoy ya he tenido 2 charlas telefónicas con dos clientes… seguid así.

 

>