Me llaman el despistado

El jueves subo el precio de la academia.

 

Sí, puede que lo sea… según para qué y quién puedo parecer despistado.

 

… por eso procuro anotarlo todo.

 

Nunca te ha pasado que vas con la familia a tomar un café después de comer,

… el camarero pregunta “qué van a tomar?”…

y empieza la fiesta:

 

yo un café descafeinado de sobre, con leche, largo de café, en taza grande para zurdos…

yo un carajillo suave en vaso de chupito,

yo … ¿qué tienen así que sea fresco?

el camarero: no sé… ¿una cerveza con limón?

vale, sí!

¿y usted señor?

no sé…. póngame una caña

 

 

y cuando se está marchando…

 

mira perdona, cámbiame el carajillo por una caña…

y a mi mejor, en vez del descafeinado, me pones un bocadillo de chorizo

 

 

 

y al cabo de un rato regresa y no ha acertado ni una.

 

No me extraña, por otro lado. Es difícil ser camarero con tanta “petición rara” y cambios de opinión.

 

Me pone un poco nervioso la gente pidiendo cafés… parecen gilipollas… es que nunca he entendido tanta mariconada de “con poca leche”, “la leche tibia”, en “vaso grande”, “de sobre… de máquina”, “con hielo”…. joderrrrr

 

yo siempre pido un café sólo o una caña… más fácil imposible.

 

Pero bueno, si yo fuese camarero lo anotaría todo. Ya me buscaría la vida con alguna app, o libreta, o sistema de taquigrafía, … cualquier cosa menos tratar de memorizar tanto dato absurdo…

 

Hay gente que se pone nerviosa si te ve anotar… se burlan…

te dicen “… no tienes memoria o qué?!”, “qué sólo te he dicho que si me puedes imprimir en el trabajo el CERTIFICADO DE EMPADRONAMIENTO… no es tan complicado” (mi mujer)

 

Te voy a decir lo que yo veo.

 

Veo gente que olvida reuniones, cambios de aceite, ITVs, medicamentos, pagos de impuestos…

Reconozco que hay gente sorprendente y que tiene muy buena memoria… ¡felicidades!… pero aún así la memoria tiene unos límites y está supeditada a las emociones.

El primer paso para ser más productivo, organizado, libre, ágil, … o como quieras llamarlo…

es dejar de tratar de ser Ramón Campayo y sustituir la memoria interna por la memoria externa.

 

Deberías empezar a anotar todo lo que pasa por tu cabeza, lo que te preocupa, los recados, las ideas, … todo.

 

A eso en GTD lo llaman RECOPILAR.

 

Para recopilar sólo necesitas una libreta y, si quieres, una aplicación que te ayude con este y otros hábitos de la metodología GTD. Yo uso Facilethings.

 

Recopilar sirve para liberar tu mente de la carga de tratar de recordar todo, dejando espacio para trabajar, decidir, diseñar, disfrutar…

 

En el curso de GTD mediante FACILETHINGS que acaba de empezar en mi academia hablamos de cómo RECOPILAR.

Se lo dedico a todos los despistados que, como yo, tratamos de anotarlo todo para no olvidarnos de las cosas que nos importan.

curso facilethings gtd

 

>