Esta chica se hizo la piscina en su casa

esta chica se hizo la piscina en su casa

Quizá ya sepas que trabajo en un co-working, metido en un zulo…

como el ordenador da mucho calor a veces abro la puerta y escucho conversaciones de otros negocios.

 

Allí alguien vende productos adelgazantes y utiliza el teléfono para dos cosas:

 

bueno, para tres:

 

para tratar de captar clientes

para acosar a los clientes

para responder a solicitudes de empleo de comerciales piramidales de esos productos.

 

Los negocios piramidales consisten en ir convenciendo a otras personas de que vendan lo que a ti te da vergüenza vender.

 

En una de esas charlas, el “crack” que trabaja en una oficina de mi co-working dijo: “pues vendiendo estos productos una chica se hizo una piscina en su casa”.

 

me quedé con la duda de si era una piscina tipo “estoy con toy” o algo más elaborado.

 

Como a mi me da bastante vergüenza vender cosas en las que no creo…

 

sólo vendo aquellas herramientas que utilizo en mi día a día.

No vendo Autocad, vendo Revit.

No vendo Excell, vendo Google Hojas de Cálculo.

No vendo Adobe Premier, vendo Camtasia.

No vendo Preyme, vendo Presto.

No vendo Outlook, vendo Gmail.

No vendo Grupos privados de Facebook, vendo Slack,

 

y no vendo BIM porque no me gustan las siglas vacías que aparentan mucho pero no te aclaran nada.

 

En vez de BIM prefiero decir:

Hacer una reforma en 3D y obtener un presupuesto detallado en Presto,

o,

 

crear vistas en perspectiva con colores sólidos y sombreados que puedas enviar por email para que vayan a tu web y te elijan a ti como al profesional que les transmite más seguridad y confianza.

 

Decir BIM es muy fácil, pero decir cómo aprovecharlo en tu negocio…. eso es más complicado.

 

Volviendo al tema piramidal.

Mis cursos sólo los pueden vender mis clientes, los que se han gastado la pasta en la matrícula y llevan unos meses en la academia “apuchinando” mes a mes. Es la mejor forma de evitar vende-humos.

 

Es agosto y estoy de vacaciones con mi familia por las Rías Gallegas. La verdad que un poco hasta los cojones del mal tiempo y de tanto coche, aparca, baja el carrito del niño, vamos para aquí, vamos para allá, fotos, sube al coche, sube el carrito, vamos para allí…. creo que estoy deseando llegar al “zulo”.

 

Aún así se han publicado todos estos cursos

Tanto para verlos como para hacer negocios no-piramidales pincha aquí.

Algunos audios

>

No te pierdas el último vídeo de la academia