El rey león

Enfrente a mi camilla estaba una abuelita de aspecto angelical.

 

Cada vez que una enfermera se le acercaba para ver qué tal estaba, ella le contestaba:

 

— “jedionda” quítame tus sucias manos de ahí!    … jajajaajaj … os vais a quedar sin trabajo!”—

 

Tenía una mala hostia increíble la vieja.

 

Había un chico, con su novia, … que no paraba quieto ni de coña. Tenía la medicación colgada de un perchero y él se encontraba al otro lado del pasillo… se había desenganchado la vía no sé cuántas veces…   Yo creo que se pensaba que eso era como enchufar o desenchufar el móvil. La enfermera le echó la bronca y él le contestó si podía salir a fumar un cigarro.

en fin…

 

Es que ayer estuve en urgencias, me pasé unas cuantas horas tumbado en una camilla.  Pero ya estoy mejor. Un dolor de cabeza, creo que algo cervical.

 

Ahora entiendo por qué hay más series de televisión sobre hospitales que sobre obras de construcción. Es evidente, dan más juego.

 

Yo creo que si me contratasen de enfermero auxiliar una semana en un hospital cualquiera, recopilaría historias como para enviarte mil emails.

 

Hablando de hospitales.

 

Yo tengo el culo peludo, sí, tampoco es tan grave, hay cosas peores.

 

Mi mujer se encarga de recordármelo cada día.

No te rías.

 

Si alguna vez voy a pincharme una inyección pienso : “qué estará pensando la doctora de mi culo peludo”.

 

Creo que casi todo el mundo tiene una traba de este tipo. Si tú no la tienes, felicidades, esa es la actitud. Yo he abandonado varias trabas de esas.

 

La historia de hoy tiene que ver con eso.

 

¿Alguna vez has tenido reparo por ir al médico, quizá debido a una “traba”, una herida en un mal sitio, una inspección en aquella parte tan íntima…?

Seguro que sí, pero inmediatamente has pensado que los médicos son personal muy profesional y que pasan de perder el tiempo con culos peludos u otras niñerías.

 

Bueno, bueno,….

 

Profesionales sí, por supuesto,…

 

pero si dudas de que también les gusta el cachondeo…. eso lo vas a descubrir ahora.

 

La cuñada de una novia que tuve era médico.

 

Un día nos contó que un chico había acudido a urgencias.

 

Varón blanco

melena abundante pero con entrada prominente frontal

bata casera

zapatillas

 

y…

 

una escobilla del wc metida en el culo.

 

(qué putada que te pase eso, colega)

 

Al hombre, indefenso, lo pusieron a cuatro patas encima de una camilla,

 

se tuvo que echar su enorme melena hacia atrás…

 

y ahora imagínate la estampa, con el extra de la escobilla saliendo por atrás.

 

“El rey león” dijo uno de los médicos. Y empezaron a correrse la bola por todo el departamento.

 

De buenas a primeras,

 

casualmente,

 

todo celador, enfermero, médico… que había en aquel hospital tuvo la necesidad de entrar en aquella sala para ir a buscar algo.

Qué hijos de puta!. no me digas? 😉

 

Ahora ya lo sabes, si pueden ir a por ti, irán a por ti, es condición del ser humano.

 

Por cierto, ¿has tenido alguna anécdota de obras o reformas en hospitales?. Coméntala en el artículo.

 

En mi academia nunca me burlaré de ti si tienes el culo peludo o ves los cursos con una escobilla metida en el culo. Es tu problema.

Aprende a tu gusto aqui.

 

Iván recuperado.

pd: el amigo Fernando se ha dado cuenta de que ya no funciona la extensión Panel Tabs que se recomienda en el curso de Trello Pro. Yo estoy probando la versión gratuita de Aqua Snap y va bien.

 

 

 

Algunos audios

>

No te pierdas el último vídeo de la academia