El fantasma transparente

El lunes será el último día para inscribirte en la academia pagando sólo 80 €,  después costará 100 €. 
Un día me llamaron de la oficina promotora de Las Palmas.  Era el Sr.  J. 
– Iván.  ¿Por qué has quitado los carteles de la promotora de las vallas? 

Le expliqué que estábamos trabajando en esa parte de la obra y necesitábamos abrir y cerrar todos los días ese acceso.  Sus carteles me estorbaban y me hacían perder tiempo. 

– Si no hay carteles no hay ventas,  y si no hay ventas,  tú no tendrás trabajo. –  Me gritó por teléfono. 

Aquel perro viejo tenía más razón que un santo,  pero bueno,  una cosa es tener razón y otra muy distinta dejar que cualquiera agarre el teléfono y me diga lo que tengo que hacer en la obra. 
Le mandé a tomar por el culo y le colgué. 
Seguí a lo mío.
Pararle los pies a la gente es una de las primeras cosas que tienes que aprender a a hacer si quieres ser jefe de obra…
da igual si es un jefe,  un cliente,  un proveedor,  un compañero o la mismísima dirección facultativa…

La obra es como una gran paella que cocinamos entre todos. 

 Si una de las partes tira demasiado de la paellera hacia su lado,  al final no habrá paella. 

El Sr J sabía un huevo sobre vender. 
Era un tipo amable,   vestía impecable y siempre estaba fardando de que se había follado a un montón de mujeres.  Cada semana me contaba una batalla. 
– Ayer estuve en Tenerife cenando con una chica de 29 años.  Vaya bombón…  Y no entraba en más detalles,  en eso era elegante. 
En alguna ocasión comíamos juntos y me hablaba de la venta de los pisos. 
Me explicaba que cuando alguien llamaba por teléfono y preguntaba por el precio de las viviendas,  él siempre daba todos los detalles. 

Aquello me sonaba raro porque la mayoría de las promotoras no eran tan transparentes debido a la fuerte competencia.  Lo que querían era que fueses al edificio,  que vieses la vivienda, …  Y al final te daban el precio junto a la memoria de calidades. 

El Sr.  J tenía una política muy distinta. 
Para él,  dar todos los datos por teléfono suponía ahorrar un montón de visitas inútiles. 
Por supuesto que prefería que viniesen a ver la obra,  las calidades,  las vistas,  la plaza de garaje, …  Pero si nuestro precio está muy lejos de su presupuesto ¿para qué seguir adelante?. 

Y otra vez,  el puretillas de 62 años,  volvía a contarme que la noche anterior había estado con una divorciada de 32 que estaba como un queso. .. 
Vaya fantasma el Sr.  J. 
Mira. 
Si te da vergüenza poner en tu página web que cobras más caro que la competencia es porque no estás muy seguro de tu trabajo como profesional. 

Si en tu ciudad anuncia certificados de eficiencia energética a 100€ y tú los cobras a 150€ sólo tienes dos opciones. 
Opción A. 

Bajar el precio y no ganar ni para el combustible. 
Opción B.

Justo debajo del precio poner los siguientes enlaces:

¿Por qué con mi certificado ahorrará más dinero que con otros que anuncia por ahí a 100€? Click aquí. 

Esto es lo que opinan otros clientes que ya han probado mis servicios. Click aquí.

 

Averigue cómo saber si le están estafando con el certificado.  Click aquí. 
Cómo conseguir el certificado por 80€ si lo que busca es ahorro total. Click aquí para ver la opción low cost. 
En el curso web trataremos el tema de la generación de confianza gracias a las lecciones de marketing de un fantasma transparente. 

Iván conoció al Sr.  J

Aprende marketing de puretas aquí

Algunos audios

>