El edificio de la lechera

Iba la hermosa lechera vestida con su ropa de los domingos, su mandil de vivos colores y unos preciosos zapatos rojos.

A lo lejos quedaba el ayuntamiento arropado por un pequeño pinar.

 

La lechera, con su proyecto bajo el brazo, iba pensando en la ganancia que obtendría cuando aprobasen el “Nuevo plan general de ordenación urbanístico”.

 

si no ves esta fantástica imagen activa su visualización en el dispositivo

 

— “Las ampliaciones (color rojo en la imagen) venderé y mucho dinero ganaré” — canturreaba.

 

— “Con el dinero compraré más terrenos y más viviendas, y tendré los vestidos más bonitos de la comarca…”

 

La ambiciosa promotora iba, así, dando rienda suelta a su imaginación. Ya se veía inmensamente rica cuando, en realidad, lo único que poseía era un humilde edificio de bajo + 2 con sótano (color verde).

 

Y tan ensimismada estaba en sus pensamientos, que, de pronto:

nunca se aprobó el plan general

la estructura del edificio colindante (banco) estaba podrida y no permitía edificar nada encima

 

y para colmo, los días de fuerte marea, el sótano se inundaba con agua de mar.

 

 

 

 

Colorín colorado, este cuento se ha terminado.

 

Creo que voy a empezar a revisar los cuentos que mi mujer le lee todas las noches a mi hijo.

 

Les voy a dar un toque….  ya tú sabes…. sin tantas mariconadas.

 

En mi academia no te vas a encontrar muchos cuentos. Allí sólo tengo cursos realistas para profesionales realistas que quieren ganar más dinero, ahorrar más o vivir con menos estrés. Pincha aquí para empezar ahora mismo.

 

Iván cuentacuentos

pd: me gustan muchos los cuentos arreglados de “HISHE Kids”. Si tienes hijos pequeños te los recomiendo.

Este es uno de mis preferidos: “La princesa y el guisante“.

Algunos audios

>