Cómo vender un irrigador a un jefe de obra

como vender un irrigador a un jefe de obra

Todo empezó en las fiestas del pueblo hace año y medio.

 

Mi mujer trajo a casa un folleto de una clínica dental que ofrecía limpiezas bucales gratuitas…

 

y yo dije «qué coño?!, vamos a probar».

 

al hacerme la limpieza me dijeron que debido a que llevaba un «retenedor» y a veces es complicado limpiar perfectamente los dientes, me vendría como dios un «irrigador».

 

Yo no sabía qué era eso y me lo explicaron.

 

«es un aparatito que expulsa agua a presión y te ayuda mucho con la limpieza».

 

Me lo estaba contando y me estaba imaginando la «teletienda»…

Cómo vender un irrigador a un jefe de obra

el típico aparato que te emociona mucho cuando lo ves pero que después termina en el garaje junto al AB-FLEX y al JET-EXTENDER

 

Cómo vender un irrigador a un jefe de obra

 

no les hice mucho caso. Además no era barato.

 

pero la semilla del irrigador quedó atrapada en mis pensamientos.

 

Hace unos meses volví a ir al dentista y salió el tema del puto irrigador otra vez…

 

… que me vendría genial… y que era la bomba.

 

El caso es que llegaron las navidades y usé la excusa de los reyes magos para regalárnoslo a mi mujer y a mi.

 

Cuando ya estaba a punto de pagar la recepcionista de la clínica, una chica muy simpática y amable, me dijo

 

«¿sabes qué fue lo que me convenció a mi definitivamente cuando me animé a comprarlo?»

 

qué?

 

«pues que una amiga que se limpiaba muy bien los dientes se compró un irrigador..

 

la primera vez que lo usó expulsó unos trozos de kiwi en el lavabo y se quedó aterrorizada»

 

 

¿Por qué?. Le pregunté.

 

«porque ese kiwi se lo había comido hacía una semana!!!!»

 

y me lo contaba y abría los ojos y sacudía las manos como diciendo … «qué barbaridad!!!».

 

y yo también le decía «qué barbaridad!»

 

pero al mismo tiempo pensaba «ese argumento jamás funcionará con un jefe de obra».

 

 

Para empezar…

¿qué problema hay en encontrarse un poco de comida entre los dientes?

 

Personalmente me alegro si eso me pasa, y creo que no soy el único.

 

Cuando has tenido una churrascada en la obra para finalizar la puesta de bandera y a media tarde o al día siguiente encuentras con la lengua un trozo de carne. ¿Acaso no te causa cierta pena no tener más a mano?.

 

Por supuesto, prohibido mencionar la palabra «kiwi». ¿Quién coño come kiwis? ¿los niños?. Comer kiwis me parece infantil. No comas nunca kiwis en obra si no quieres que te pierdan el respeto.

 

Otro aspecto a trabajar bastante sería el tema del nombre.

 

«IRRIGADOR» de la marca WATERPIK

 

a mi lo de IRRIGADOR me suena a accesorio de jardinería… o a aparato médico de quirofano…

 

no sé, pero el nombre me da mal rollo,

 

WATERPIK me suena como Peppa PIG… debe ser por estar todo el día rodeado de niños

 

Si yo tuviese que vender IRRIGADORES a clientes jefes de obra usaría otra estrategia.

 

Para empezar metería un HILTI o MAKITA en el nombre sí o sí. Eso siempre funciona.

 

En marketing a eso se le llama «nombre ANCLA», algo que mentalmente relacione tu universo de obra con el mundo de la higien bucal.

 

Makita I-32

en honor a los 32 dientes que deberíamos tener.

 

«Chorreador».

 

Sí, «chorreador» suena bien.

 

Después está el tema de la limpieza bucal…

 

tampoco lo veo tan importante

 

yo lo enfocaría más en la parte de diversión y, sobre todo, rapidez.

 

le diría…

 

«sabes qué? el otro día me metí el chorreador a máxima potencia antes de ir a dormir y salieron de entre los dientes las aceitunas que nos tomamos ayer por la tarde.. Flipas tío!!!»

 

y continuaría…

 

«me compré el aparato este y la verdad que terminas a toda hostia. Cepillarse los dientes ahora es divertido».

 

Mi academia es un poco como el irrigador.

 

Te gastas la pasta y encuentras tesoros ocultos entre tus dientes.

En vez de vender el BIM como algo a lo que tener miedo..

«va a ser obligatorioooooo

 

no te van a aceptar los presupuestoooooOOOOsss…

 

 

no vas a tener trabajooooOOOOooo si no sabes Reviiiiiit..»

 

es mejor enfocarlo por la parte más divertida.

 

Si quieres aprender divirtiéndote pincha en el enlace adecuado.

Ahora vamos a lo importante. En el último episodio del Podcast VIP te cuento cómo va a ser la colaboración que voy a hacer con una empresa del sector y cómo te va a beneficiar a ti. Cuando digo «a ti», me refiero a los miembros VIP.

 

otra cosa… en el grupo privado de Slack he publicado una foto resumiendo los pasos que hacen falta para crear un contenido que te traiga visitas al negocio. Si todavía no estás en el Slack pídeme que te vuelva a enviar la invitación.

 

 

Estoy haciendo pruebas con la estructura de algunos cursos y necesito que me digas si te convence o no. Por favor, responde a la encuesta que te envié el otro día.

 

Si necesitas ayuda con tu proyecto en Revit, la web, vídeo, galería de fotos, … lo que sea, crea un ticket o responde a este email

 

Algunos audios

>