La certificación Da Vinci

la certificación da vinci

Te tengo que confesar que al llegar a Tenerife en el 2003 todavía no había hecho ninguna certificación…

 

… pese a llevar unos 4 años en las obras.

El motivo es que el promotor para el que había estado trabajando en Coruña pasaba bastante de las certificaciones.

 

Aquel hombre tenía unos huevos como un caballo. Antonio Folgar. Él decidía lo que pagaba a todo dios.

 

Por eso, el tema de las certificaciones, a mi me sonaba a “chino mandarín”.

 

Entonces mi Director Técnico de Tenerife, uno de los mejores jefes que he tenido, Luís María Álvarez Delgado, me dio una clase de Presto express de 15 minutos en las oficinas de Gran Canaria. Y luego me dijo… “hala, te vas para Tenerife a hacer obras”.

 

La primera obra que empezamos era promoción propia y no había costumbre de certificar…

 

pero la segunda era para un promotor externo con su propia dirección facultativa, y ahí sí que tenía que certificar.

 

Y entonces empezó el show.

 

A mi me habían explicado que las certificaciones se hacían así:

 

Medías lo que hacías…

lo anotabas en la partida correspondiente…

y se la presentabas al aparejador.

 

Ingenuo de mi.

 

Llegó el aparejador el día de la revisión y me hizo cambiar todas las mediciones…

Me dijo…

 

“Nos hemos pasado 100 m3 en la partida de excavación… así que vas a anotar un importe equivalente en la partida de ud. de arqueta 80×80, … porque ahí vamos sobrados”

 

y…

 

“los 5 m3 de más que tienes en zapata encofrada… me los metes en tubería de saneamiento de Ø125 …. porque esa no se va a usar en obra”.

 

 

 

Yo estaba flipando…

me dieron ganas de darle una patada en los huevos y mandarlo de vuelta a Gran Canaria…

 

pero por prudencia no lo hice.

 

A partir de ahí tuve que hacer una doble certificación. Por un lado certificaba la realidad… y por otro certificaba un mundo maravilloso de Alicia en el país de las maravillas en el que todo cuadraba perfectamente…

 

El aparejador me explicó que eso lo hacía porque él estaba seguro de que el total del presupuesto de la obra estaba bien, pero que quizá… no se había repartido bien en todas las partidas… y no quería poner nervioso al promotor con partidas con exceso de medición.

 

 

A ver…

 

eso de tratar al promotor como un bebé… no va conmigo. Me parece una falta de respeto y de profesionalidad.

 

Eso pasa por hacer tanto COPIA y PEGA de proyectos.

 

Eso mismo me pasa hoy y… el aparejador no sale vivo de la caseta de obra. Le digo una o dos frases y lo dejo llorando. Lo tengo claro.

 

… pero bueno, como tengo buen corazón…

 

le pasaría la mano por el hombro..

él todavía sollozando…

 

y le diría…

 

ven aquí pequeñín!.

¿Por qué no os pasáis tú y el arquitecto por mi academia para hacer Revit Fast and Furious

Revit Fast and Furious

Después de ver los vídeos que componen el este curso, sabréis presupuestar con mediciones 100% reales y con precios de mercado….. a todo GAS!.

 

y eso no es todo…

este sábado 24 publico un nuevo vídeo para aprender a certificar en Presto en menos de 20 minutos.

Certificar en Presto

 

y eso no es todo…

 

la segunda quincena de julio explicaré:

  • cómo certificar desde Revit haciendo CLICS.
  • cómo COLOREAR de color “azul pitufo” los muros de revit que hiciste el mes pasado y… de “amarillo chillón” los que has hecho esta certificación.

¿No te parece la hostia?.

 

Reserva tu precio, antes de que suba, aquí.

>