Cuando te crecen los minions democráticos en obra

Un minion democrático se indigna con mis ideas sobre la planificación en obra.

¡A tomar viento minion!

 

 

Esto me recuerda una historia.

 

En el bar en el que estuvimos comiendo menú del día durante varios meses había una camarera.

El bar estaba pegado a la obra.

 

En aquella época el personal de obra entraba y salía más rápido que en una panadería.

A mi me tocaba un poco las narices tener que gestionar tantas altas y bajas… es un montón de papeleo, cascos, botas, …

pero lo prefiero antes de tener en obra a un oficial o peón que no funciona.

 

Ramón es el encargado y es quien dice si funciona o no funciona. No hay más discusión.

 

Algunos empezaban a las 7:30 y a las 10:00 ya estaban de regreso a la caseta de obra para liquidar las horas trabajadas.

 

¡A tomar viento!.

 

 

Pero además del “filtro” de Ramón… yo tenía mi propio “filtro” en la caseta de obra.

 

Había gente que no me molestaba en contratar porque ya sabía de antemano que no iba a funcionar ni a cuajar con nuestra política de obra.

 

Como aquel gruista que en el hipotético caso de que la grúa estuviese parada no le echaría la mano ni a una escoba. Rechazado.

 

o como aquel hombre que nunca vi delante porque esperaba con el coche en doble fila mientras enviaba a su mujer a hacer la entrevista de trabajo. Rechazado.

 

o como la novia de la camarera del bar que te decía antes…

 

Me imagino la historia.

La camarera se echó una novia ese verano y como seguramente le comía muy bien la “pepitilla” no quería dejarla escapar. La camarera era de aquí (de Tenerife) y la novia era peninsular .

Le habrá dicho “vamos cari a la obra de aquí al lado, así podrás financiar tus vacaciones en Tenerife … al salir iremos a la playa a hacer la tijereta y pasaremos un verano de ensueño. ¡Con lo que me ponen las mujeres con casco! mmmm ”

 

Irrumpieron en mi caseta de obra la camarera y su novia.

La novia tenía un aire con Silke

muy mona ella.

Le dije “no voy a contratarte. Gracias”

 

E hizo como suelen hacer los perroflautas por la calle cuando no les das una “monedita”…

que sacan su verdadero “yo” encabronado y borran todo rastro de “buenrollito”.

 

¡Cómo que no?!, ¡Cómo que no me contratas!?

empezó a gritarme

 

¿por qué? ¿por qué soy una mujer?! ¿te voy a denunciar?” ¿te voy a….?”

 

“Ya estás tardando. Adiós”. Le contesté.

 

Pude haberle dicho que no duraría ni 5 minutos con Ramón…

que la obra no es trabajar de camarera en la película cocktail…

que hay que tener mucha fuerza para introducir una viga con redondos del 20 en los arranques de pilar…

que el hormigón proyectado estropearía su suave piel…

 

 

pero sinceramente no me apetecía perder el tiempo discutiendo con una gilipollas.

 

 

 

La gente es bastante rara…

confunden la democracia con el venir a tus obras, tus negocios, tus muros, tus webs… y pensarse que pueden decir o hacer lo que les salga de los cojones.

 

 

Yo creo en la democracia y creo en la libertad.

Cualquiera es libre de pagar la matrícula y acceder  todos mis cursos sobre Revit, Presto, Trello, Slack, Streak, Google Apps, y tener hasta 2 charlas online sobre su negocio conmigo.

y si le gusta, sigue pagando!, así de democrático soy.

Para acceder democráticamente a mi academia online pincha aquí.

Un alumno me escribe.

Sólo decirte que son los mejores 10€ que me gasto todos los meses, después de los que me gasto con mi mujer y mis hijos tomándome una cervecita y disfrutando de mi familia!

 

otro se alegra de los vídeos sobre familias en Revit

y me cuenta

Un saludo y gracias por el pedazo de tuto que te has currado que me ha dado varias claves que me faltaban en familias.

 

 

 

pd: El mejor de la película minions, sin duda, es el modisto. Me encanta!